Posteado por: basketaldia1 | abril 10, 2009

ARE WE HUMAN? OR ARE WE DANCERS? Por REMEMBER

Cut the chord
Are we human?
Or are we dancers?
My sign is vital
My hands are cold
And I’m on my knees
Looking for the answer
Are we human?
Or are we dancers?

Desde fuera, la experiencia del basket colegial parece la misma: jugadores que juegan a basket, concitan mucha expectación y luchan por el triunfo, con pasión y compromiso.

Sin embargo, a veces incurrimos en una injusticia de palmaria obviedad: tratar a chicos de 18 a 21 años como si fueran adultos profesionales, convirtiendo lo que es una virtud del juego colegial, la armoniosa imperfección de su genuina intensidad, en un arma arrojadiza contra aquellos que nos procuran el divertimento.

¿Exigiríamos a un estudiante de medicina de 20 años que ejecutara a la perfección un transplante de corazón?, ¿o incluso a un recién licenciado en arquitectura que erigiera sin tacha el rascacielos más arriesgado en líneas y diseño?

Pues el mismo trato ha de dispensarse a estos chavales, recién salidos de la adolescencia, que por ese milagro de competición que parieron los americanos, durante cuatro meses y medio devienen en Héroes de una Nación que cree encontrar en ellos el camino perdido al Sueño Americano, proyectando en su peripecia atlética todos sus anhelos, complejos e íntimas frustraciones.

Y toda esta efímera pasarela al estrellato fina en Marzo, en The Big Dance, cuando el nivel de exigencia es inaguantable y solo los elegidos pueden besar las redes recién cortadas de los aros.

One shining moment, al que precede un camino trufado de espinosas trampas.

A pesar de que alguien dijo que la juventud no es un tiempo de la vida, sino un estado del espíritu, lo cierto es que es un estado inexperto, propenso a los errores.

Sería injusto predicar la inimputabilidad de estos atletas imperfectos cuando libremente deciden penetrar, siquiera brevemente, en la cotidianidad de nuestras vidas, pero no menos inicuo es el juicio sumario que a veces se vierte sobre ellos cuando hacen aquello que les es propio, como humanos e inexpertos: cometer errores.

Algunos se preguntan por qué Louisville hizo 103 puntos ante Arizona y, dos días después, apenas superó la mitad ante Michigan State, o por qué el alero Tony Crocker (Oklahoma) parecía seguro e infalible el viernes desde la línea de tres puntos ante Syracuse (6 de 11) y errático ante North Carolina (0 de 5) en apenas 48 horas.

Son esos mismos que olvidan quienes son los protagonistas del espectáculo, y cuales son sus edades.

Leer el artículo completo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: