Posteado por: basketaldia1 | febrero 20, 2009

NBA DAILY, Semana 17

EL DÍA D

Cada año, el día de finalización del plazo de traspasos es una de las fechas más intensas de la temporada. En esta ocasión, el difícil contexto económico influyó en que no hubiera grandes noticias, a pesar de los muchísimos rumores que circularon. Anoche se cerró la ventanilla y a partir de ahora, cada equipo jugará con lo que tiene, en los escasos dos meses de temporada regular que restan. La reanudación de la competición tras el All-Star nos sigue dejando a Lakers y Celtics en dura lucha por el mejor récord de la liga. La diferencia es que los angelinos no tienen rival en el Oeste. Los Spurs, sin Manu Ginobili durante las próximas tres semanas, han perdido incluso la segunda plaza en beneficio de Denver. En el Este, los Celtics sí tienen que soportar la dura competencia de Cleveland, una vez que Orlando parece ya fuera de la lucha por el primer puesto. Sigue la caída libre de Detroit, ahora mismo en la séptima posición de conferencia.

EL TRASPASO FRUSTRADO

Oklahoma City y New Orleans acordaron un movimiento de cierto calado. Tyson Chandler era traspasado a los Thunder, a cambio de Joe Smith, Chris Wilcox y los derechos de DeVon Hardin. La ironía del destino iba a hacer que Chandler volviera a jugar en Oklahoma City, donde brilló con los Hornets durante el obligado exilio de New Orleans. Chandler tenía contrato hasta 2010, con 12,3 millones de dólares a cobrar la próxima temporada. Pero el reconocimiento médico frustró la transacción, y Chandler fue devuelto a origen. Chandler no había jugado los últimos 12 partidos previos al All-Star, por una lesión en el tobillo izquierdo. Pero fue una antigua lesión en el dedo gordo del mismo pie la que motivó la desconfianza de los servicios médicos de los Thunder. Lo extraño del caso es que Chandler fue operado en abril de 2007 precisamente en Oklahoma, y la temporada siguiente jugó 79 partidos, sin resentirse de esa lesión.

O’NEAL EL BREVE

Jermaine O’Neal fue fichado por Toronto el pasado verano, en una operación que buscaba mejorar el juego interior de los Raptors, con el objetivo de dar un paso más en los playoffs, tras caer dos años consecutivos en primera ronda. O’Neal no ha cuajado en la franquicia canadiense, y el equipo está hundido en la clasificación del Este, sólo por delante de los penosos Wizards. Y O’Neal ha vuelto a ser traspasado, por lo que ha pasado sin pena ni gloria por Toronto, en los 41 partidos que ha disputado. En esta operación, los Raptors envían a Miami a O’Neal y a Jamario Moon, y reciben de los Heat a Shawn Marion y Marcus Banks. Los canadienses se quitan así un contrato de 23 millones de dólares, comprometido con O’Neal para la próxima campaña. En cuanto a Shawn Marion, también ha sido breve su estancia en Florida, porque llegó ahora hace un año, en el intercambio con el O’Neal genuino, Shaquille.

A TRES BANDAS

Chicago, Sacramento y Portland firmaron una operación a tres bandas, que implicó a siete jugadores. Los Bulls adquieren a Brad Miller y John Salmons, de Sacramento. A cambio, los Kings envían a Chicago un lote compuesto por Drew Gooden, Andrés Nocioni, Michael Ruffin y Cedric Simmons. Posteriormente, Ruffin fue traspasado a Portland a cambio de Ike Diogu y una cantidad de dinero. Los Kings se vieron obligados a cortar a Sam Cassell y a Quincy Douby. Cassell acababa de llegar procedente de Boston. La llegada de Miller y Salmons puede ser un impulso para los Bulls en sus esperanzas de playoffs, que pasan por alcanzar a Milwaukee, que defiende su octava plaza a pesar de la plaga de lesiones. Sacramento, el peor equipo de la liga, consigue con este traspaso limpiar más de 13 millones de dólares de su salary cap para la próxima campaña. Y la salida de Miller supone que ya no queda nadie de aquellos inolvidables Kings que estuvieron ocho temporadas consecutivas en playoffs jugando un maravilloso baloncesto.

MÁS INTERCAMBIOS DE CROMOS

En los movimientos de última hora, Orlando adquirió a Rafer Alston, pensando en cubrir el puesto de base tras la baja de Jameer Nelson. Kyle Lowry y Brian Cook recalan en Houston, en un traspaso a tres bandas que incluye a Memphis. Larry Hughes y Chris Wilcox son nuevos jugadores de los Knicks. Rashard McCants se va a Sacramento, Thabo Sefolosha a Oklahoma City. Habrá que aprenderse la plantilla de Chicago, porque llegan tres jugadores procedentes de New York: Tim Thomas, Jerome James y Anthony Roberson.

LA DERROTA DE SUPERMAN

Superman Dwight Howard no pudo con la radiactividad de la kryptonita que envolvía a Nate Robinson. El pequeño base de los Knicks conquistó su segundo concurso de mates, tras el conseguido en 2006. Robinson pasó por encima, en el sentido literal, de Howard, en una competición que tuvo mucho envoltorio y espectáculo, pero escaso contenido. El concurso de triples fue el peor que se recuerda, con una victoria muy barata de Daequan Cook, en una final ante Rashard Lewis que necesitó desempate. Derrick Rose fue el ganador de la prueba de habilidades, y el equipo mixto de Detroit se llevó el premio en el concurso de tiro. El viernes se disputó el desafío entre rookies y sophomores, que supuso la séptima victoria consecutiva de los jugadores de segundo año. Kevin Durant fue el MVP de este partido, con récord de anotación, 46 puntos.

Y COMIERON PERDICES

En la edición número 58 del All-Star Game, la Conferencia Oeste arrasó a la del Este, 146-119. Esta diferencia de 27 puntos no se producía desde 1995, precisamente en Phoenix, cuando el Oeste ganó 139-112. Para que la fiesta fuera completa, el premio de MVP fue compartido, para Kobe Bryant y Shaquille O’Neal, que se reconciliaron y fueron felices el fin de semana. Kobe fue el máximo anotador del partido, con 27 puntos. Shaq apenas jugó 11 minutos, algo inaudito para un jugador elegido MVP. En cualquier caso, Shaq volvió a demostrar un sentido del espectáculo inigualable, acaparando este fin de semana, en el que jugaba en casa. Es la cuarta ocasión en que el galardón de MVP es compartido por dos jugadores. Además, para ambos supuso el tercer MVP. Bryant lo fue en 2002 y 2007; O’Neal, en 2000 y 2004. Tras esta victoria del Oeste, el balance global del evento sigue favoreciendo al Este, por 35-23.

OTRO MÁS PARA LA LISTA

Ya se echaba de menos un nuevo cese de entrenador en la NBA. Por fin llegó, aprovechando la pausa del All-Star. Terry Porter fue despedido en Phoenix, tras apenas cuatro meses de trabajo en la franquicia del desierto. Había firmado un contrato de tres años y seis millones de dólares, pero no ha podido con la pesada carga de ser el sustituto de Mike D’Antoni en un equipo que ha ganado al menos 54 partidos en cada una de las últimas cuatro temporadas. Porter deja a los Suns fuera de posiciones de playoffs, con 28-23. El sustituto nombrado es Alvin Gentry, hasta ahora asistente. Gentry ya ha sido head coach en la NBA durante siete temporadas, aunque sólo en dos de ellas completó los 82 partidos. Su balance global es 177-226, en una carrera marcada casi siempre por la etiqueta de interino. Con el cese de Porter, son ya ocho los entrenadores despedidos en esta temporada. ¿Será el último?

DE 140 EN 140

Y el inicio de Alvin Gentry en el banquillo de los Suns no pudo ser más espectacular. En la resaca del All-Star, Phoenix volvía a la competición con unas miniseries ante Los Angeles Clippers. Aun contando con la poca entidad del rival, los resultados son para enmarcar: dos victorias aplastantes, por 140-100 en Arizona y 142-119 en el Staples. Anotar 140 puntos en un partido sin prórroga se está convirtiendo en una rareza. De hecho, en las últimas diez temporadas, tan sólo en diez ocasiones se ha producido este marcador. Y, curiosamente, tres de ellas han sido en este mes de febrero. Además de este back-to-back de los Suns, Golden State le endosó 144 a los Knicks el pasado día 10.

LA ESTADÍSTICA QUE NO LE INTERESA A CASI NADIE

Sebastian Telfair anotó 30 puntos en la victoria de su equipo, los Timberwolves, en Miami. Fue el primer partido de su carrera en que alcanzaba la barrera de los 30 puntos, ha necesitado 322 partidos para ello. No se daba un caso así desde marzo del pasado año, cuando Rafer Alston consiguió anotar 30 puntos en el partido número 531 de su carrera.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: