Posteado por: basketaldia1 | enero 28, 2009

Los tres tiros libres de Prada (y algo mas). Por Remember

La historia del baloncesto español pareciera partida en dos: una época negra, o cuando menos oscura, que integra páginas memorables que yacen en un angosto cuarto trastero adonde van a parar los enseres obsoletos; y una época luminosa, cuyo potente fogonazo, siempre al frente, hubiera erradicado toda suerte de recuerdo alternativo, invadiendo la memoria de nuestro deporte, una suerte de sofocante antonomasia del recuerdo.

La ACB, claro está, es el punto de no retorno en esa cruel división entre la memoria potenciada y la olvidada, como bien han señalado personalidades brillantes de aquel periodo soterrado como Pedro Ferrándiz, Juan Antonio Corbalán o el propio Martín Tello, y nunca sabremos si esa preterición cierta de la etapa pre-acb es mera casualidad u obedece a más profundas motivaciones.

Pero sí, señores, había baloncesto en España antes de que las huestes de Don Eduardo Portela, y más tarde su émulo continental, Don Jordi Bertomeu, convirtieran este deporte en una estructura superprofesionalizada, en un modelo a seguir por el resto del mundo; aquellos eran otros tiempos, ni mejores y peores, y de vez en cuando daban para asistir a espectáculos tan estimulantes como el que aquí vamos a tratar de narrar.

Y sí, aquellas competiciones, siendo infinitamente más diletantes- léase chapuceras- que las actuales, tenían algo, si se quiere un elemento perverso, que se echa en falta en las actuales: la pasión extrema, que a veces llevaba a situaciones ciertamente peligrosas.

Había grandes equipos que dejaban de participar por temas exclusivamente políticos, había ardorosas canchas con ambientes terribles, al borde de la agresión tumultuaria, cuando no en su mismo corazón, había cánticos y pancartas delictivas, canastas que las mesas se olvidaban de contabilizar y decidían partidos, rivalidades parabelicistas, encerronas, arbitrajes con pasamontañas, partidos decisivos de última jornada que se disputaban no solo en horarios, sino en días distintos, en fin era aquel basket FIBA un mundo no apto para mentes cartesianas, carnes trémulas ni paladares exquisitos.

Leer el artículo en: http://www.solobasket.com/blogs/comentarios/remembranzas/tres/tiros/libres/prada/algo/mas/c-493.html&rss=true


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: