Posteado por: basketaldia1 | noviembre 15, 2008

Conoces a…

La última canasta

Alejado de los grandes pabellones y de la televisión por cable, él nunca había dejado de ser el centro de atención. Tras un nuevo cambio de rumbo en su vida se había convertido al cristianismo fundamentalista. Lo hizo con tanta fuerza, que en poco tiempo se transformó en un auténtico gurú. Era un predicador brillante, y gracias a sus speechs conseguía volver a entrar en la vida de las personas, en escuelas, iglesias, prisiones e incluso radio o televisión. Las personas que realmente le conocían veían un brillo especial en sus ojos. Por primera vez en su vida se podría decir que era completamente feliz.

En uno de estos actos conocería al evangelista Gary Lydic, director de la asociación “Focus on the Family”, que le convenció para que un día jugase un partido con sus amigos. La respuesta afirmativa de Peter sorprendió y enorgulleció a Lydic. No tardó en ponerse en contacto con sus amigos, entre ellos Ralph Drollinger, un center de más de 7 pies, ex-campeón de la NCAA con UCLA, que tuvo una testimonial carrera NBA con los Mavericks. Todos ansiaban que llegase el día del partido, de hecho, Norman Moline aprovechó para ir a casa de sus padres y recoger unos viejos cromos de los ’70 para que se los firmase.

Finalmente llegaba el gran día. Por la tarde iba a ser entrevistado por el Dr. Dobson en una emisora de radio católica que dirigía el propio Lydic. Pero antes tenían que ocuparse de otro asunto más lúdico. A las 7 de la mañana del 05/01/1988 Lydic lo recogía en el hotel San Dimas de California. El tráfico era poco fluido y a punto estuvieron de chocarse con otro coche. Parecía como si el destino les estuviera indicando que no debían estar allí aquel día. Tras llegar al gimnasio de la iglesia de Nazarene en Pasadera, y tras las presentaciones de rigor, empezó el 4×4 en media pista.

Su falta de forma era superlativa. No era extraño, ya que había pasado mucho tiempo desde la última vez que jugó. Con tan sólo 40 años su físico, casi anémico, se había debilitado principalmente por su estricta dieta vegetariana. Mientras, el Dr. Dobson abroncaba a sus compañeros. Era el único en la cancha que se estaba tomando el partido como si fuera una final. Peter poco a poco entraba en el ritmo del partido. Disfrutaba del juego por el simple hecho de poder jugar.

“Hace dos semanas ni siquiera podía levantar los brazos hasta aquí arriba. Ahora me encuentro genial. Debería hacer esto más a menudo. En este último año sólo he jugado en el partido de leyendas del All-Star”-comentaba Peter durante un descanso-

Poco después de pronunciar esta frase, comenzaba a tambalearse. Pensaban que estaba bromeando, pero el estruendo de su cabeza golpeando el suelo, un sonido que nunca podrán olvidar, les despejó inmediatamente todas las dudas. Echaba espuma por la boca, y ni los esfuerzos del Dr. Dobson primero ni de los servicios de urgencia después pudieron remediar lo inevitable. A las 9:34 de la mañana moría en aquella pista de baloncesto.

Los doctores determinaron que su fallecimiento fue debido al deterioro de los tejidos de su corazón. Había nacido sin la arteria coronaria izquierda, una enfermedad que normalmente suele cobrarse sus víctimas antes de que cumplan los 20 años, aunque esta vez hizo una excepción para que todo el mundo pudiese ver como revolucionaba el deporte de la canasta.

Un día después de la tragedia, superando todos los límites que el dolor y la valentía pueden imponer a un niño de 8 años, Jaeson Maravich fue a entrenar con su equipo escolar, los Little Pistons.

josegr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: