Posteado por: inakiapalategi | octubre 11, 2008

El sheriff de Milán (segunda parte)

Terminábamos el primer capítulo haciéndonos dos preguntas:

Con el bagaje acumulado por Jura durante sus primeros siete años en el Spaghetti Circuit, y si tan bueno era, ¿cómo es que no llegó a debutar en la NBA?

Y sobre todo, ¿por qué no fichó nunca por alguno de los grandes de Italia, mismamente por el tradicional rival local, la Olimpia Milano?

Es cierto que Jura nunca jugó en la NBA; los Chicago Bulls lo eligieron en tercera ronda. pero no tenía grandes perspectivas allí. No en vano, a pesar de su gran carrera en Nebraska, se le veía como un jugador algo tosco y no suficientemente pesado; de hecho, él mismo reconoce que fue en Italia donde aprendió a jugar cara al aro, a sacar partido de su atleticismo y que en la universidad sólo lo utilizaban para lanzar ganchos aprovechando su altura.

Por aquel tiempo, Chicago vagaba por zonas templadas de la mano de gente como Chet Walter y Bob Love, y no había hueco para un pívot blanquito que no intimidaba con su aspecto, ni era garantía de espectáculo.

No fue esta la única intentona de Jura con los pros. Años más tarde, siendo ya leyenda en Milán, viajó a los USA y probó con los Cavs de Cleveland, pero parece que el poder negro de los Austin Carr, Campy Russell y cía, viéndolo como una amenaza para un posible puesto de uno de los “hermanos”, boicoteó su candidatura y tuvo que regresar al Spaghetti Circuit, entre la algarabía de sus admiradores.

En todo caso, quienes le vieron jugar aseveran que era un tipo de baloncestista más de ABA que de NBA. Su ductilidad, su espectacularidad y su proclividad por el big play parecían casar más con el juego de excesos de la liga de las bolas tricolores que con el basket más táctico y prolijo de los primos ricos.

Al final, por una u otra razón, Jura parecía estar abocado a terminar siempre en lado débil, en la cara oculta de la luna, ya fuera en high school, en NCAA, en Milán o en el basket profesional.

Queda por resolver una segunda incógnita, atinente a su no fichaje por una gran escuadra italiana.

Recordemos que cuando Jura llega a Italia, ficha por el equipo débil de Milán, la Pallacanestro Milano, donde vive siete años de esplendor. Tras un excurso suizo de dos años, en Lugano, vuelve a Italia, donde jugará sus últimos años en la Superga Mestre y en Bérgamo.

En cualquier caso son varias las posibles razones que puedan ayudarnos a comprender por qué el pívot no acabó recalando en cualquiera de los grandes equipos de Italia:

– Si tomamos como grandes a Varese, Cantú, Olimpia y Virtus, vemos como el posible puesto de Jura, como segundo americano, era ocupado por gente más oscura que acompañara al estrellón de turno (los Raga, Morse, Roche, McMillian, Neumann, Boswell, Flowers y cía). En esto, creo que las asombrosas cifras del de Nebraska pudieran jugar en su contra al percibírsele como cabeza de ratón, inhábil para ser cola de león: es decir, incapaz de ser uno más junto a otras estrellas de su misma jerarquía.

– Por otra parte, en el caso de su no fichaje por la Olimpia, además de por la rivalidad generada en tantos enfrentamientos, acaso Jura no fuera un nombre sonoro, el típico americano con historial de campanillas, que se trajeran de los USA, directamente de la NBA o la ABA, y despertara gran expectación entre prensa y público, al estilo de los Skip Thoren, Austin “Red” Robbins, Antoine Carr, Earl Cureton o Joe Barry Carroll. No olvidemos que a partir de la temporada 76-77 el americano Mike D’Antoni es un fijo y se buscaba siempre un pívot dominador para acompañarlo.

Stefano Micolitti, uno de los mayores admiradores del jugador, sostiene la tesis de que si la Olimpia hubiera fichado a Jura en lugar de americanos como John Gianelli, o CJ Kupec, la era de dominación de las scarpette rosse, con Meneghin, Mcadoo y compañía, se hubiera iniciado unos años antes. Es una idea, como cualquier otra, que nunca sabremos si se hubiera relevado como cierta o no.

Al mismo tiempo, es cierto que a pesar de sus grandes cifras y de la sensación que dejaba presenciar su juego variado y moderno, no le faltaron detractores, que alegaban que era un jugador egoísta, dedicado más a inflar sus registros estadísticos que a pensar en el equipo.

Nada más lejos de la realidad, pues los tres equipos italianos que tuvieron en sus filas al de Nebraska mejoraron espectacularmente sus clasificaciones año tras año con él en cancha.

Ya dijimos que la Xerox Milano alcanzó su tope, el 4º puesto, el último año de Jura, pero es que la Superga Mestre consiguió llegar a los cuartos de final en playoffs de la mano del pívot americano, y la Bérgamo alcanzar la deseada A1.

En definitiva, no se dieron las circunstancias para que este hombre pudiera jugar en un equipo a su nivel, lo que sin duda le hubiera propulsado al estrellato más allá del país trasalpino, expulsándolo del dulce anonimato en el que permanece actualmente.

Curiosamente, tras su época milanesa Jura emigró, como tantas otras estrellas de la pallacanestro, entre ellas el inolvidable Charlie “Sax” Yelverton, a la liga suiza. Se alude a cuestiones económicas para justificar su salida de Milán, aunque el propio Jura reconocía que tras siete años al máximo nivel en Italia, necesitaba un poco de relax, así como un calendario menos apretado que le permitiera controlar mejor sus inversiones en su Columbus natal.

Allí en Suiza, en la Federale de Lugano, Chuck formó pareja con otro mito de la pallacanestro, el mejicano saltarín Manolito Raga. Queda la duda si en la liga del país vecino permitían jugar con dos balones.

Sin embargo, antes de su retirada, Jura regresaría a su hogar baloncestístico, dando muy buen rendimiento dos años en la Superga Mestre – formando pareja con el pivot ex pro John Brown- y en Bérgamo.

Para los que se lo pregunten, hoy en día, Jura vive retirado en Columbus, Nebraska, tras deshacerse de varios negocios de restauración, pizzerías y moteles, en los que estuvo ocupado los últimos años.

Deportivamente, sigue la carrera de su hijo, aunque mata el gusanillo jugando en competiciones internacionales para veteranos con un equipo de Chicago. De hecho, hace cinco años participaron en el mundial para mayores de 50 en Melbourne y este año en el de 55 de Canadá.

¿Adivinan quien ganó? Genio y figura…….

Y esto es todo cuanto se puede contar sobre este gigante desconocido del basket italiano y europeo, tan grande fue que, cuando en 1978 se marchó a jugar a la cercana Lugano, sus seguidores organizaron comitivas que hacían el trayecto para verle actuar en la modesta liga del país vecino.

Ellos no iban a Lugano para ver basket, sin duda iban a dar homenaje al ídolo de su juventud, al espejo de sus ilusiones, al sheriff del Palalido, a quien les hizo vislumbrar las luces de su ciudad, otrora exclusivas del gran rival deportivo, quien arrojó luz sobre una historia de sombras; ellos querían rendir tributo al incomparable Chuck Jura.

Algunos americanos encontraron en Europa su verdadera dimensión, aquella en que sus talentos latentes pudieron manifestarse en toda su intensidad.

Jura fue uno de ellos. Seguramente, de haberse quedado en América hubiera quedado confundido en una categoría tan gris como bien repetida, la del hombre alto blanco sin talento, la del jugador de cuota, carne de banquillo, punching ball de la estrella negra en los entrenamientos.

Gracias a su paso por Italia, se hizo un nombre, se convirtió en leyenda, forma parte del exclusivo panteón de grandes americanos de la historia de la pallacanestro.

Enfin, espero al menos que estas líneas hayan servido para darles a conocer a este gran jugador, para reivindicarle para nuestra memoria, y quien sabe si para excitar la curiosidad de algún aficionado que pueda alumbrar aun más lo que fue una carrera irrepetible, aunque mayormente ignorada.

Se lo agradeceremos.

Remember

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: